Una recomendación clave a tener en cuenta para las video-sesiones

Aunque es un vídeo, te recomiendo que sigas mi voz y sólo veas la imagen (y esto es muy importante) cuando, después de dedicar un tiempo a comprender alguna de las propuestas de movimiento, queden dudas que no se resuelvan. 

Las dudas son buenas: te dan información muy valiosa sobre ti a través de cómo se siente y actúa tu cuerpo. No es que falte inteligencia o experiencia para comprender los movimientos. Se trata de algo distinto.

Al seguir una propuesta verbal, tu mente tiene que reconstruir el movimiento sin valerse de la información visual. En este proceso entran en juego tus gustos, preferencias, expectativas e infinidad de información que sólo tu inconsciente conoce. En otras palabras, tu mente transformará cuando le sea conveniente mi propuesta en una versión acorde a lo que ella espera o desea. Aunque ello signifique no favorecer cambios en tu cuerpo que serían muy beneficiosos para ti.

Si no entiendes una propuesta de movimiento, sospecha que estamos dando en el clavo (estamos pidiéndole a una zona de tu cuerpo que tiene su dificultad que haga algo para cambiar su situación) y dale la oportunidad a tu cuerpo para que resuelva, sin mirar lo que estoy haciendo en el vídeo. Si aún así queda duda o quieres comprobar si lo que has entendido es lo que estoy sugiriendo, entonces sí que es el momento de echar un ojo.

Autor: Gretel de Escalada

Formadora de Dinámica Consciente y masaje